NO TE CONCENTRES EN LO QUE ERES SINO EN LO QUE ESTAS LLAMADO A SER.

(Por Ángel Herrera) En una oportunidad leí de una frase que por momentos me sonó algo arrogante pero que luego de unas cuantas vivencias y experiencias comprendí, él decía: “La fe es para mentes superiores y nos lleva más allá de donde la razón nos abandona”. Sin pretender ser religioso ni espiritual cuando hablo de fe me refiero al deseo común que tenemos todos los seres humanos de recibir las cosas que anhelamos aun cuando no sepamos ni contemos con los recursos para obtenerlo.

Y es que como personas todos tenemos sueños de diferentes índoles, personales, familiares, profesionales etc., el asunto se pone interesante cuando comienzan a aparecer los obstáculos para poder lograr esos sueños. Es cuando se abre una gran brecha entre lo que deseas hacer en tu vida, porque es para lo que te preparaste durante muchos años de universidad y preparación académica y lo que por momentos debes hacer por necesidad. Es allí donde colapsan la razón y la lógica, pero te mantienen a flote la esperanza y la convicción de que aun cuando no estés haciendo eso que quieres por ahora si perseveras podrás ver realizado tu sueño.

Como personas y más aún si somos profesionales le debemos a la humanidad, a los países y a nuestras empresas hacer las cosas con excelencia.  Pero para lograr esto lo primero es conocer a dónde quieres llegar, recuerda que ningún barco zarpa sin no tiene un puerto donde llegar. Luego define tus metas diarias en las diferentes áreas de tu vida, personal, familiar, profesional, espiritual, etc., cada una están interconectadas entre si y la idea es generar balance a tu vida.  Vale mencionar que de seguro durante el camino deberás reajustar muchas veces según vayas avanzando, la razón de esto es que nada se logra a la primera, lo importante es que tengas bien CLARO dónde quieres llegar.

Planificar y proponerse una estrategia bien elaborada es el secreto para obtener el éxito en lo que se quiere, lo cual junto al deseo de aprender y ayudar a quienes te rodean te darán la fuerza culminar el viaje, porque para conquistar una forma perfecta de vida debes llegar primero al límite de tu esfuerzo y entrega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *