Los retos laborales de la gig economy – Nippy

Los retos laborales de la gig economy

Por Sergio Romero

Constantemente se hace referencia a que las plataformas tecnológicas que facilitan la Gig Economy impulsan los trabajos informales y provocan la precarización laboral por el entorno desfavorable hacia una fuerza laboral vulnerable; Lo primero a tener en cuenta al respecto, es la diferenciación que existe entre un trabajo informal y una actividad u oficio independiente.

Las relaciones laborales se caracterizan por la subordinación que el trabajador tiene hacia su patrón y por el poder de mando que éste tiene sobre aquel; es éste deber de obediencia lo que las enmarca y lo que determina que el patrón sea quien dé instrucciones, supervise su cumplimiento, fije condiciones para realizar el trabajo, establezca metas y/o objetivos y hasta sancione determinadas conductas que se alejen de su directriz. No obstante ello, estas facultades patronales también conllevan diversas obligaciones en favor o en protección de los trabajadores, como son la obligación de proporcionar seguridad social así como respetar condiciones mínimas de una jornada laboral establecidas por las leyes laborales y de seguridad social.

Cuando el patrón desatiende dichas obligaciones o provoca que los derechos laborales de sus trabajadores se vean mermados, existe una informalidad o un trabajo informal, ya que el patrón ejerce sus facultades patronales (subordinación, poder de mando, etc…) pero el trabajador no recibe sus prerrogativas o protecciones laborales y de seguridad social. Así, cuando se habla de trabajo informal o de precariedad laboral, se parte de la premisa de que existe una relación laboral en la que el patrón no está cumpliendo con sus obligaciones como es debido o el entorno en el que se desarrolla el empleo no está permitiendo que los trabajadores gocen de protecciones laborales.

Por el contrario, en la economía digital / economía colaborativa / Gig Economy, se parte de una premisa completamente distinta y de una relación completamente distinta a la laboral, tanto en sus características, como incluso en su regulación; Los Tech Workers / Gig Workers / Independent Contractors optan libremente por ejercer una actividad profesional independiente, una prestación de servicios profesionales que encuentra su normativa en la legislación civil.

Si bien es cierto en muchas de las ocasiones se opta por elegir ésta opción por haber perdido un empleo formal, por falta de oportunidades de una relación de trabajo formal, por la complicación que representa un proceso de reclutamiento para una relación de trabajo formal o incluso por realidades demográficas como la inmigración, nada de ello es culpa de las plataformas tecnológicas, quienes simplemente ofrecen una alternativa fácil y rápida para que un individuo (por la razón que sea) comience a generar ganancias prácticamente a un par de días de haber iniciado un registro.

Ante la creciente demanda de la Economía Digital, las plataformas digitales han tenido que invertir grandes sumas para ganar predilección y fidelización de sus usuarios, pero también para intentar mantener a la mayor cantidad de prestadores independientes en permanente conexión, buscando que la experiencia del usuario sea siempre positiva al elegir una plataforma tecnológica para satisfacer la necesidad de un bien o servicio.

Es éste intento por mantener a la mayor cantidad de prestadores independientes en permanente conexión, lo que ha generado que muchas plataformas parecieran “cruzar la línea divisoria” entre una relación comercial de prestación de servicios independientes y una relación laboral; Así, con el pretexto de buscar una mejor experiencia para el usuario, cada vez es más común ver acciones de las plataformas tecnológicas que parecieran generar un control, supervisión y establecimiento de metas u objetivos hacia los prestadores independientes; De la misma manera, bajo el halo de una campaña de mercadotecnia, se observan cada vez más vehículos, motocicletas, cajas de carga, cascos, camisetas, todos ellos con el logo o marca de alguna plataforma tecnológica, lo que inevitablemente hace cuestionar a los puristas laborales si en realidad son herramientas de trabajo.

El número de prestadores independientes que generan ganancias a través del uso de plataformas tecnológicas es cada vez mayor en Latino América y por lo tanto, cada vez es mayor y más visible el reclamo de un gran sector de Independent Contractors quienes demandan a los Gobiernos y Autoridades Laborales la ausencia de garantías mínimas de seguridad social en su actividad y por ende, quienes reclaman que su actividad – otrora elegida como independiente – se convierta en una relación laboral.

Ante dicha presión social o voz en aumento, las autoridades laborales cada vez más profundizan en el entendimiento y conocimiento de la operación de las plataformas, encontrando en los ya referidos anteriormente “cruces de línea divisoria” cuestionamientos válidos hacia los modelos tecnológicos, así como encontrando elementos para afirmar que lo que en realidad hacen las plataformas tecnológicas es promover un trabajo informal.

¿Cómo hacer entonces para resolver esta realidad social sin poner en riesgo la viabilidad de la Gig Economy? ¿Cómo lograr que los Gig Workers puedan tener acceso al mínimo de beneficios o protecciones a su actividad sin comprometer el modelo de prestadores independientes?; Sin duda, la respuesta está en la evolución de las leyes laborales y en el reconocimiento de la naturaleza independiente de este tipo de actividad, lo que permitiría encontrar un híbrido legal que permita a los Independent Contractors acceder a los beneficios y prerrogativas mínimas de seguridad social, sin imponer a las plataformas el carácter y obligaciones de un patrón, permitiéndoles así continuar invirtiendo recursos para habilitar cada vez más alternativas de autoempleo.

Mientras esta evolución regulatoria no suceda, modelos de negocio como Nippy LatAm han encontrado en esta disyuntiva una oportunidad para ofrecer a la comunidad Gig Worker alternativas o beneficios autónomos o independientes a la plataforma digital en la que generan sus ganancias intentando así resolver esta realidad social.

 

Sergio Romero
Ex abogado de Uber para Latam
Independent Contractor | Gig Economy
Ciudad de México, México.




Leave a Reply

Your email address will not be published.


Comment


Name

Email

Url